Semillas de girasol durante el embarazo

Las semillas de girasol se encuentran entre los alimentos más saludables y nutritivos. Las semillas de girasol deben ser parte de una dieta regular. Pero lo que forma parte de una dieta regular a menudo puede cambiar en caso de embarazo. Entonces, ¿pueden las mujeres embarazadas comer semillas de girasol? Las semillas de girasol durante el embarazo son aún más importantes. Contiene varios aceites esenciales, vitaminas y minerales vitales, fibras y grasas saludables que son esenciales para el desarrollo saludable del bebé.

Algunos de los usos de las semillas de girasol durante el embarazo son:

  • Las semillas de girasol contienen ácido fólico. El ácido fólico se usa en la formación de glóbulos rojos que transportan oxígeno de los pulmones a los órganos, y dióxido de carbono de los órganos de regreso a los pulmones. Para la formación saludable de glóbulos rojos, es esencial un alimento rico en ácido fólico como las semillas de girasol. La deficiencia de ácido fólico en la dieta de la madre puede provocar complicaciones como la deformación de la placenta en el útero y defectos de nacimiento en el bebé, como el labio de la uña. Las semillas de girasol durante el embarazo es una necesidad, por lo tanto.
  • Las semillas de girasol contienen vitamina E y otros antioxidantes que previenen el daño al ADN de los radicales libres.
  • Las semillas de girasol contienen varias vitaminas y minerales esenciales como el magnesio, cobre, selenio, etc., que son necesarios para el crecimiento saludable del bebé y la condición física y la actividad de la madre.
  • Las semillas de girasol tienen un alto contenido de fibra. Las semillas de girasol estimulan la digestión y ayudan a resolver el problema más común del embarazo, es decir, el estreñimiento. Las semillas de girasol en el embarazo pueden resolver el problema del estreñimiento de forma natural y segura. Pero recuerde beber mucha agua también.
  • Las semillas de girasol tienen grasas insaturadas saludables que son esenciales para una piel y cabello saludables tanto en la madre como en el bebé.
  • Las semillas de girasol son un aperitivo nutritivo y abundante. Las semillas de girasol son una forma saludable de calmar el hambre durante el embarazo. Las semillas de girasol, durante el embarazo, cumplen los propósitos de proporcionar nutrientes esenciales, así como hacer un refrigerio sabroso y abundante.
  • Las semillas de girasol tienen ácido linoleico que ayuda al cuerpo a equilibrar las hormonas y, por lo tanto, mantiene un aumento de peso saludable.

Hay muchas maneras en que se pueden comer semillas de girasol. Algunas formas se mencionan a continuación:

  • Se pueden comer después de asar, sin quitar las conchas exteriores. Esta es la mejor manera de comer semillas de girasol, ya que conserva todos los nutrientes y no reduce el contenido de fibra también.
  • Las semillas de girasol también se pueden hornear en panes salados y bollos hechos de trigo integral y trigo duro para un sabor increíble y salud.
  • Las semillas de girasol se pueden tostar o freír ligeramente con aceite de oliva virgen y comer con ensalada verde y pan para una comida equilibrada.
  • Si eres goloso, las opciones del desierto son mezclar semillas de girasol con yogur natural o con sabor. También puede hornear galletas suaves y saladas con semillas de girasol y plátano.
  • Puede optar por la mantequilla de semilla de girasol en lugar de la mantequilla de maní, como una opción más sabrosa y saludable.
  • Las semillas de girasol se pueden romper en trozos más pequeños y agregarse a las hamburguesas y a los sándwiches de atún también.
  • ¡Puede agregar semillas de girasol con nueces y frutas secas como almendras, anacardos, pasas, avellanas, nueces, higos y albaricoques en sus copos de maíz o muesli para mejorar aún más su salud!

Espero que esto responda a la pregunta “¿Pueden las mujeres embarazadas comer semillas de girasol?” Porque, sí, ¡pueden y deberían! satisfacer sus papilas gustativas también. Sin embargo, es importante recordar que comer semillas de girasol en exceso puede conducir a un aumento de peso excesivo. Por lo tanto, limítese a 1/2 a 3/4 taza de semillas de girasol sin cáscara, o 1/8 a 1/6 tazas de semillas descascaradas.